Cuidado

El que ya se ha acostumbrado a las ventajas de su hamaca no va a querer perderla de su lado. Para conservar su hamaca durante más tiempo tiene que tener en cuenta un par de puntos importantes.

Proteger de roces y objetos punzantes

Al colgar su hamaca tiene que prestar atención de que cuelgue bien y no roce con el suelo. Las hamacas se deben proteger de objetos punzantes como tijeras o cuchillos.

Lavado

Ya cuelgue su hamaca en el exterior o en el interior, con el tiempo aparecen rastros del uso. Las hamacas sin barra incorporada se pueden lavar en la lavadora a 30°C. Las hamacas con barra incorporada no se pueden lavar en la lavadora y se deben lavar a mano.

Descolgar por la noche

Las hamacas de algodón deberían preservarse de la humedad. Descuelgue su hamaca cuando comience a hacerse de noche para protegerla del rocío. Si a pesar de ello se humedeciera, déjela secar colgada de un tendedero.

Seca en invierno

Con la llegada de las temporadas frías la hamaca ya ha cumplido con su misión y se ha merecido su hibernación. Sacuda su hamaca para eliminar el polvo acumulado y la suciedad, pléguela y envuélvala en film transparente o con un plástico para protegerla de las polillas. Sobre todo durante el invierno debe guardarse en un lugar seco y protegido en el interior.