Hamacas con barra

La hamaca con barra es una evolución de la hamaca clásica. Su origen proviene de los marineros de la época colonial y desde entonces ha tenido muchos partidarios. Para colgar y utilizar una hamaca con barra hay que tener en cuenta unos criterios deferentes a los de la hamaca clásica sin barra.

Origen de la hamaca con barra

Con el Descubrimiento de América y el descubrimiento de la hamaca ya no tenían que dormir los marineros en el suelo sino que se podían mecer en la hamaca mientras dormían. Debido a la falta de espacio a bordo era por entonces imposible tumbarse en diagonal en la hamaca porque se necesitaba mucho espacio. Los marineros se tumbaban en la hamaca a lo largo debido a la falta de espacio en vez de hacerlo en diagonal. En esta posición la tela rodeaba el cuerpo y no se podía ver fuera de la hamaca. Una solución a este dilema era la incorporación de una barra que abriera la superficie de la tela y así se pudiera mirar afuera.

 

Se corrió rápidamente la voz sobre la barra de sujeción incorporada entre los marineros ¡y así nació la hamaca con barra!

Uso actual

Para los amantes del sol la hamaca con barra es la solución ideal porque debido a la barra de sujeción no da la sombra. La hamaca con barra es por eso especialmente popular para su uso al aire libre y para todos aquellos que disfrutan tomando el sol.

 

El que ya se ha tumbado en una hamaca con barra sabe que se balancea mucho más que una hamaca convencional. El efecto “columpio” lo produce la barra de sujeción que reparte el peso corporal de una manera diferente.

 

La superficie de la tela abierta vuelve la hamaca con barra muy atractiva, también cuando no se usa. Se utiliza mucho en publicidad y es un símbolo de relajación y bienestar al aire libre. La idea de la hamaca con barra tiene un gran éxito especialmente en Norteamérica. Allí es el mobiliario estándar de cada jardín.

Las particularidades de la hamaca con barra

En la hamaca con barra se tienen en cuenta otros criterios que para la hamaca clásica sin barra. Para poder disfrutar al máximo de una hamaca con barra hay que tener en cuenta lo siguiente:

Colgar tensa

Al colgar una hamaca con barra se tiene que pensar ante todo en colgarla tensa. Cuanto más tensa se cuelgue la hamaca más cómodo será tumbarse.

 

Para una hamaca con barra se necesita algo más de distancia que para una hamaca sin barra. La altura de sujeción (y) debería elevarse un 25% de la distancia de sujeción (x). Para una hamaca de cuatro metros de largo se necesita una altura de sujeción de aproximadamente un metro. Si la hamaca es más pequeña se necesita menos distancia y altura.

Posición para tumbarse

Mientras que para una hamaca sin barra la posición ideal para tumbarse es en diagonal, para una hamaca con barra la más cómoda es a lo largo de la hamaca.

 

Como con todas las hamacas de debería tener en cuenta también en las hamacas con barra el protegerlas de la humedad y guardarlas durante el invierno en un lugar protegido.